Las Confesiones

En Lourdes, la Virgen María pidió a Bernardita que rezara por la conversión de los pecadores. Si Lourdes es un lugar de curación para el cuerpo, es sobre todo un lugar de curación para el alma.

Confesarse es recibir el perdón de Dios, reconciliarse con Él, con los demás y con uno mismo. Los capellanes del Santuario están todo el año para ayudarnos a recibir el perdón y le esperan en la Capilla de la Reconciliación.

Si no sé cómo hacerlo, ellos están ahí para guiarme en este camino de liberación y si tengo miedo puedo simplemente acudir para ser escuchado.

TODOS LOS DÍAS
9:45-11:00 & 15:00-16:00
Libre acceso

Participar en las celebraciones

+33 (0)5 62 42 2008
(Sin recargo)

Accesibilidad: SÍ

¿Qué hay que hacer para confesarse? ¿Cómo se hace?

Acogida: Preséntese al sacerdote de forma sencilla. Si lo desea, puede decir su nombre de pila y si ya se ha confesado alguna vez o no. También puede decir: «Bendígame padre porque he pecado».

Confesión: Puede expresar lo que te molesta, todo lo que te impide vivir en paz en el amor de Dios, es decir, lo que le pesa y lo que desearía no haber hecho ante Dios. Aquello de lo que se arrepiente.

Conversión: El sacerdote le ayuda a ver las cosas con más claridad, le habla y le sugiere una nueva forma de vivir en la luz.

Contrición: Puede expresar su arrepentimiento rezando una de las oraciones que sugiere el sacerdote. ¡Ten piedad de mí, Señor, que soy un pecador!

Absolución: El sacerdote le da el perdón de Dios diciendo una oración a la que respondo diciendo «amén» y haciendo la señal de la cruz.