La Gruta

Si se viene a Lourdes es para ir a la Gruta donde Bernardita vio a la Virgen María.
Este lugar es un lugar de oración, de confianza, de paz, de respeto, de unidad y de silencio que podemos disfrutar de diferentes maneras.

  1. Meditar
    Delante de la Gruta o al otro lado del río Gave, los bancos nos permiten pasar un rato en silencio para poner todos nuestros pensamientos, sufrimientos, preocupaciones y también alegrías y agradecimientos.
  2. Apoyarse en la Roca
    Espiritualmente, en la Biblia, la Roca simboliza la confianza que depositamos en Dios, la piedra sobre la que se construye la Iglesia, la palabra sólida en la que podemos apoyarnos.
    Si las condiciones sanitarias no nos permiten tocar la Roca en este momento, puede hacerlo en su interior a los pies de la Virgen María.
  3. Rezar el Rosario
    Se reza el rosario todos los días a las 16.15 en español.
  4. Asistir a la Misa
    Se celebra todos los días la misa en directo a las 10.00.

 

ABIERTO
De 6:00 a 22:00 horas
Libre acceso

Participar en las celebraciones

+33 (0)5 62 42 2008
(Sin recargo)

Accesibilidad: SÍ

ALGUNAS ORACIONES PARA AYUDARLE

Señor Jesús, tú eres mi roca, mi refugio, mi ciudadela.
Sobre ti quiero construir mi vida, mis proyectos, mi futuro.
Dame la fuerza.
Señor Jesús, te pido por los millones de peregrinos
que han pulido la roca de Massabielle con sus manos.
Dales fuerza y dulzura.

«El Señor es mi Roca, mi fortaleza y mi liberador,
mi Dios, el peñasco en que me refugio,
mi escudo, mi fuerza salvadora, mi baluarte». (Sal 18,3)

PALABRA DE BERNARDITA

«Le prometo que es raro que pase un día sin pensar en usted, sobre todo cuando tengo la suerte de ir a la gruta, donde me gusta recordar a mis amigos a los pies de esta buena Madre».
André Ravier, “Lettre à M. et Mme Duvroux”, en Bernadette d’après ses lettres, Lethielleux, 2002, p. 38